¿Por qué las ventas de Huawei caen en picado? ¿Por qué las ventas de Huawei caen en picado?

Huawei se desmorona: los motivos de su caída en las ventas

La guerra comercial entre ciertos países y la situación económica por la pandemia, han provocado que multinacionales como Huawei salgan perjudicadas y busquen otras alternativas en el mercado. En este artículo repasamos los motivos por los que la empresa tecnológica multinacional china ha bajado en ventas, y si tiene solución.

Por Roberto Méndez  |  09 Marzo 2021

Hasta hace relativamente poco, ir a comprar un smartphone que ofreciera grandes características y por un precio asequible significaba hacerse con un Huawei. Aquel Huawei P8 Lite se convirtió en un superventas a la altura del Redmi Note 8, y el origen de la consolidación de la marca en Europa.

Han pasado seis años desde entonces. Seis años en los que Huawei pasó de superar a Apple y convertirse en la competencia más directa de Samsung, a sufrir una serie de duros reveses que han puesto en jaque su fortaleza en el competitivo mundo de los smartphones, obligando a la empresa a expandirse en busca de otros negocios.

A todo esto hay que sumarle un año de pandemia, que si ya de por sí han afectado a la mayoría de empresas, en el caso de Huawei han terminado de agravar la situación de un paciente achacado por múltiples lesiones. La compañía ha llegado a 2021 con una disminución del 40% en las ventas internacionales, y con la sensación de que no han tocado fondo. Vamos a repasar los motivos por los que Huawei ha caído en picado, y las medidas que está tomando al respecto.

El futuro de Huawei, un misterio sin resolver por culpa de su pasado

Cuando Huawei había cambiado el rumbo, dejado atrás el modelo de negocio de móviles especialmente asequibles tras la aparición de Xiaomi, y apostando por competir de tú a tú con Samsung, la 'guerra tecnológica' auspiciada por conflictos políticos y económicos entre China y Occidente frenó en seco sus planes.

La cercanía de Huawei con el gobierno de Beijing hizo que Estados Unidos lleve en alerta ante la expansión de la marca ya no desde tiempos de Donald Trump, sino desde el año 2011, con Barack Obama en la presidencia. Los informes de entonces avisaban (¿a futuros presidentes?) que Huawei podría llegar a controlar la infraestructura de comunicaciones estadounidense. Trump se dedicó a recoger el guante y a actuar ante el aviso de Obama, firmando una orden ejecutiva en mayo de 2019 que cambiaría el destino de Huawei. En dicha orden se dictaba la protección de las infraestructuras de comunicaciones de EEUU, prohibiendo a las operadoras el uso de equipos provenientes de compañías consideradas como un problema para la seguridad nacional.

Aunque la orden no iba dirigida explícitamente a la multinacional china, su aplicación provocó la ruptura de diferentes negocios y colaboraciones que afectaban a la marca, destacando por encima de todas la relación que mantenían con Google para implementar su servicio de apps en el sistema operativo Android. Por si fuera poco, la orden de Trump también rompía la unión de Huawei con los proveedores estadounidenses, encargados de fabricar la mayor parte de sus smartphones. En resumen, EEUU cortó su 'problema' de raíz, cerrando las puertas.

Esto supuso una brecha en Huawei que no ha sabido todavía cómo reparar. Lo han intentado con nuevos procesadores, las mejores cámaras y la tienda de aplicaciones AppGallery, y se espera que el SO propio llamado HarmonyOS solucione gran parte de sus deficiencias, pero lo cierto es que llevan años en tierra de nadie, y el daño de no poder utilizar los servicios de Google ha sido devastador. Actualmente, su estabilidad depende de un hilo.

Las alternativas de Huawei en el mercado

Con la llegada a la presidencia de Joe Biden, ha renacido la esperanza en Huawei de que todo vuelva a ser como antes, con intentos de acercamiento por parte del presidente de la compañía a Presidencia. Por desgracia para la marca, el veto a Huawei no parece ser cuestión de demócratas o republicanos. Gina Raimondo, responsable de la cartera de Comercio en EEUU en el nuevo gobierno, ha afirmado que "no ve razones para que no siga estando vetada".

Llegados a este punto, a Huawei no le queda otra que buscar alternativas para evitar más pérdidas. Si bien han desmentido los rumores que apuntaban hacia su salida del mercado de smartphone, han confirmado que, debido a la dificultad de fabricar y vender productos fuera de China por el asunto Google, en 2021 reducirán un 60% los pedidos de componentes que hicieron en 2020, es decir, su producción bajará considerablemente con el fin de reducir gastos.

Además, otra de las medidas para compensar las pérdidas es su apertura a nuevos negocios locales en los que implementar su tecnología. Su entrada en la industria de granjas de cerdos, uno de los sectores más grandes en China, ha sido uno de sus primeros pasos en esta nueva aventura. Huawei ha desarrollado una plataforma de hardware y software basado en inteligencia artificial capaz de realizar un seguimiento en el crecimiento de los cerdos, controlar las enfermedades y calcular mediante sensores el peso, ejercicio y dieta que tiene cada animal.

Debido a las restricciones que sufre Huawei, su apuesta por la Inteligencia artificial en granjas de cerdos y minas de carbón locales son algunas de las alternativas de negocio por las que ha apostado. Debido a las restricciones que sufre Huawei, su apuesta por la Inteligencia artificial en granjas de cerdos y minas de carbón locales son algunas de las alternativas de negocio por las que ha apostado., imagen de sustitución
Debido a las restricciones que sufre Huawei, su apuesta por la Inteligencia artificial en granjas de cerdos y minas de carbón locales son algunas de las alternativas de negocio por las que ha apostado. Unsplash

Huawei también ha comenzado a trabajar en la industria de la minería, donde el objetivo es el desarrollo de un laboratorio de innovación minera inteligente en Taiyuán (Shanxi) para reducir la exposición de alto riesgo al personal que trabaja en las minas y mejorar la seguridad de exploración a través de nuevas tecnologías.

Por último, otras de las preferencias que la multinacional tiene en la mente es profundizar en el sector de los servicios en la nube, accesorios de tecnología avanzada y, algo que últimamente parece estar de moda, la creación de automóviles inteligentes, donde se vería las caras con un viejo conocido, Apple y su Apple Car.

El futuro de Huawei parece lejos de los smartphones, a falta de comprobar el éxito de HarmonyOS. ¿Conseguirá mantenerse a flote?

Artículos recomendados