Las 7 mejores cámaras de fotos analógicas del mercado Las 7 mejores cámaras de fotos analógicas del mercado

Unsplash

¿Cuáles son las 7 mejores cámaras de fotos analógicas?

Las cámaras de fotos analógicas (es decir, las de toda la vida) han vuelto con fuerza, y nosotros te traemos una lista con las mejores del mercado en relación calidad-precio.

Por Jon Irisarri  |  21 Febrero 2022

Las cámaras de fotos analógicas habían dejado su huella en la historia, pero no parecía que volvieran a tener éxito una vez que aparecieron las cámaras digitales, y después de ellas, los smartphones. Sin embargo, el resurgir de la moda retro ha devuelto a la vida a este y otros productos que parecían condenados para siempre al ostracismo.

Este sentir nostálgico o ese amor por lo vintage ha hecho que el mercado de segunda mano de las cámaras analógicas se reactive, y que las empresas las estén fabricando de nuevo. Si a ti también te ha picado el gusanillo, siempre tienes la opción de tachar la experiencia analógica de tu lista haciéndote con una de esas cámaras de usar y tirar que se pusieron de moda hace unas décadas. Pero, por el bien del planeta y de no consumir recursos tan poco duraderos, en esta lista os traemos las cámaras analógicas por excelencia, aquellas que destacan tanto por su historia como por su calidad en las piezas.

Minolta X 700

Empecemos por contentar a aquellos amantes de la fotografía analógica que no puedan permitirse pagar miles de euros por una cámara. Qué mejor que hacerlo con un clásico del mundo analógico, las cámaras Minolta.

El modelo del que vamos a hablar, la Minolta X 700, es para muchos la mejor cámara de 35mm. Uno de sus puntos fuertes es el enfoque manual, algo indispensable para que el fotógrafo juegue con los planos de la forma que quiera. El visor, uno de los más brillantes del mercado, es otro factor diferencial. El mayor inconveniente de este producto es que, para poder capturar imágenes con él, debes tener a tu disposición las lentes de montura MD o MC de Minolta. Ideal para todos los niveles de fotografía, se pueden conseguir a partir de 160 euros. Una ganga.

El diseño de la Minolta X700 es simple pero elegante. El diseño de la Minolta X700 es simple pero elegante., imagen de sustitución
El diseño de la Minolta X700 es simple pero elegante. Amazon

Canon AE-1

Pasamos a una de las cámaras analógicas más usadas y comercializadas del mundo. Entre 1976 y 1984, Canon fabricó una de las cámaras de 35mm más importantes de la historia, la Canon AE-1. La resistencia a los golpes y la durabilidad es una de sus características más importantes, pero no se debe olvidar que las lentes de Canon son el gran atractivo de este modelo. En lo que respecta al apartado técnico, tiene un obturador de plano focal electromecánico y un rango de tiempos de exposición que va desde los 2 segundos hasta los 1/1000. Ahora bien, lo que verdaderamente hace de esta cámara algo histórico es que fue la primera en incorporar componentes electrónicos, y eso permitió que se redujeran el número de piezas. De esta forma, se pudo lograr una cámara de alta gama por un precio asequible que acercaran la fotografía profesional a todo el mundo. Las actualizaciones de la Canon AE-1 continuaron su estela, y hoy puede encontrarse en segunda mano por poco más de 160 euros.

La Canon AE-1 y sus colores negro y metálico son un clásico para los amantes de lo analógico. La Canon AE-1 y sus colores negro y metálico son un clásico para los amantes de lo analógico., imagen de sustitución
La Canon AE-1 y sus colores negro y metálico son un clásico para los amantes de lo analógico. Unsplash

Olympus OM-1

La Olympus OM-1 es, para muchos, la Leica de los pobres. Lo que más destaca es su simpleza y pequeño tamaño, reconocida de ser la cámara réflex de 35mm más pequeña y ligera del mundo. Olympus empleó en esta Olympus una serie de ideas innovadoras para reducir el tamaño del cuerpo y el ruido y los golpes causados ​​por el funcionamiento del obturador, para que pudiera soportar más de 100.000 operaciones. Una alternativa barata para todos los amantes de lo analógico que se puede conseguir a partir de 250 euros.

La Olympus OM-1 es una gran alternativa si la Leica M6 es un amor platónico. La Olympus OM-1 es una gran alternativa si la Leica M6 es un amor platónico., imagen de sustitución
La Olympus OM-1 es una gran alternativa si la Leica M6 es un amor platónico. Amazon

Pentax k1000

Si la idea es buscar una cámara robusta y que se adapte a todo, la Pentax k-1000 es otra que no podía faltar. Lo primero que se destaca es que es una cámara sencilla y con controles intuitivos, ideal para todos aquellos aficionados principiantes. Además, aunque la apertura sea máxima, las fotos seguirán saliendo nítidas, e incluso en temperaturas gélidas como los -25 ºC la cámara seguirá funcionando a la perfección. La batería, por su parte, dura muchos años y la carga de la película es muy sencilla. En definitiva, estamos ante una cámara que ofrece todas las facilidades posibles por poco más de 200 euros.

La Pentax k1000 mantiene el diseño clásico y es una cámara robusta y compacta. La Pentax k1000 mantiene el diseño clásico y es una cámara robusta y compacta., imagen de sustitución
La Pentax k1000 mantiene el diseño clásico y es una cámara robusta y compacta. Unsplash

Nikon FM-2

La Pentax k1000 destaca por hacernos la vida más fácil, pero ni esta ni el resto de la lista son tan sencillas e intuitivas como la Nikon FM-2. De hecho, la gran parte de fotoperiodistas utilizaron esta máquina para cubrir sus noticias, ya que nunca fallaba y no requería de mucho conocimiento.

La Nikon FM-2 destaca por su versatilidad gracias a la velocidad de obturación (1/4000) y por su precisión en la medición. Por otra parte, no necesita batería para nada más que para el medidor de luz, ya que el obturador es mecánico. Ahora bien, la ventaja más destacada de la Nikon FM-2 es que se pueden utilizar todos los objetivos de la serie F de Nikon que salieron al mercado a posteriori, por lo que las opciones fotográficas se multiplican. El precio es algo más elevado que las anteriores, y ronda los 350 euros, pero en relación calidad-precio merece la pena sin ninguna duda.

Al pensar en cámaras analógicas, esta imagen es la primera que se nos viene a la mente. Al pensar en cámaras analógicas, esta imagen es la primera que se nos viene a la mente., imagen de sustitución
Al pensar en cámaras analógicas, esta imagen es la primera que se nos viene a la mente. Unsplash

Contax T3

Las otras cámaras tenían un precio asequible. Ahora vamos con dos cámaras premium con precios mucho más elevados. La primera de ellas es la Contax T3, una cámara minimalista pequeña, manejable y transportable. Por lo demás, estamos ante una especie de cámara digital en tiempos analógicos. El cuerpo es de titanio y tiene un teleobjetivo plegable Zeiss, y la calidad de las fotos no puede ser mejor. Si no hay límite de presupuesto, es la cámara perfecta para llevar a cualquier lugar y obtener los mejores resultados. Ahora bien, difícilmente se encontrará en el mercado por menos de 2.000 euros.

El diseño de la Contax T3 es tan pequeño y liviano que puede ser incluso más pequeño que un móvil. El diseño de la Contax T3 es tan pequeño y liviano que puede ser incluso más pequeño que un móvil., imagen de sustitución
El diseño de la Contax T3 es tan pequeño y liviano que puede ser incluso más pequeño que un móvil. Unsplash

Leica M6

Llegamos a la que es sin ninguna duda la mejor cámara analógica de la lista, y la cámara mecánica más avanzada. La Leica M6 tiene un visor de 0,72x y la posibilidad de utilizar seis lentes desde los 28mm hasta los 135mm Además, posee un dial de obturador grande y un sistema de enfoque de telémetro, algo que hace que el fotógrafo pueda componer a través de las líneas de encuadre en lugar de mirar en la lente. Los materiales de la cámara son zinc y latón, por lo que la durabilidad está asegurada. Ahora bien, para conseguir la mejor cámara analógica, se deberán desembolsar al menos 3.000 euros.

La Leica M6 tiene el distintivo punto rojo con la marca, y por lo demás es un diseño sencillo, pequeño y elegante. La Leica M6 tiene el distintivo punto rojo con la marca, y por lo demás es un diseño sencillo, pequeño y elegante., imagen de sustitución
La Leica M6 tiene el distintivo punto rojo con la marca, y por lo demás es un diseño sencillo, pequeño y elegante. Unsplash

Artículos recomendados