20 años de GTA III, el juego que cambió la saga para siempre

Rockstar Games

20 años de GTA III, o cómo uno de los peores juegos de la saga fue la clave de lo que vendría después

En 2021, el polémico GTA III celebrará su vigésimo aniversario, una cifra muy significativa que nos ha llevado a repasar todo lo que este videojuego ha significado para la saga más rentable de Rockstar Games.

Por Roberto Méndez  |  13 Abril 2021

Como cualquier saga de videojuegos, la de Grand Theft Auto está llena de títulos legendarios y otros fácilmente olvidables. Pero solo hay uno que tenga el honor de haber cambiado el rumbo de la saga, de poner los cimientos de lo que vendría después. Y precisamente, dicho honor lo tiene uno de los juegos más olvidados, uno de esos juegos que nadie pone en su top 3 de preferidos. Hablamos de GTA III, que en 2021 cumple 20 años.

El tercero de los Grand Theft Auto (quinto si contamos los dos ambientados en Londres), se lanzó en EEUU el 22 de octubre de 2001 (26 de octubre en el resto del mundo) para una PlayStation 2 con apenas un año de vida, siendo el predecesor de unos GTA I y GTA II icónicos que iniciaron la aventura ya en 1997 y 1999, con una dinámica arcade y una vista aérea que se dejaría atrás en su próxima entrega. A continuación, repasaremos todos los cambios que ofreció GTA III que sirvieron para marcar el camino que todos conocemos a día de hoy.

GTA III, contigo empezó todo

Son muchas las novedades que GTA III incorporó a la industria tanto a nivel de desarrollo como de guion, pero la más destacada de todas es su jugabilidad con una vista en tercera persona desde atrás que nos permitía una inmersión completa de mundo abierto en 3D en la ciudad ficticia de Liberty City, basada en la Nueva York de 2001 y que se convirtió en una referencia en los videojuegos del tipo Sandbox.

5 apps gratuitas para editar fotos con el móvil como un influencer
Te mostramos 5 aplicaciones para Android o iOS con las que poder editar tus fotografías o el feed de Instagram como un auténtico profesional.
En cuanto a su historia principal, todo comienza tras un asalto a un banco en el que nuestro personaje Claude Speed recibe un disparo por su propia novia, Catalina (la loca de las montañas de San Andreas que conocemos con CJ), que lo deja inconsciente y desangrado. Posteriormente, una cinemática nos muestra cómo Claude va de camino a la cárcel, pero una explosión en uno de los puentes de Liberty City, que tenía como fin dejar en libertad a otro de los presos que nos acompaña en el furgón, nos deja en libertad. Así comienza nuestra aventura, primero como chico de los recados de criminales para más adelante convertirnos en un odiado y temido delincuente al estilo GTA, todo con la finalidad de vengarse de las personas que lo traicionaron en el robo del banco.

Lo que parece un enfoque atractivo, acaba siendo un juego que argumentalmente deja mucho que desear, siendo este su punto más negativo. Rockstar no se tomó las cosas tan en serio en la línea argumental, ya que el objetivo de las misiones se repite en más de una ocasión al tener que robar o asesinar simplemente porque nos lo dicen y sin saber muy bien el porqué. Esto hace que nos cueste más empatizar con los personajes que aparecen, más aún si nuestra pobre marioneta llamada Claude no dice ni una palabra a lo largo del gameplay y nos encontramos en una ciudad que, siendo sinceros, es la que menos ha enganchado a los jugadores, quizás por sus colores grises. Lo sentimos querida desarrolladora, pero Los Santos o Vice City nos han marcado demasiado...

Lo cierto es que, a pesar de que flojee en varios momentos, tampoco se le puede recriminar demasiado a la historia para ser un título de 2001, sobre todo teniendo en cuenta el resto de factores que contribuyen a considerar este GTA III como el verdadero padre de todos los juegos que vendrían después, desde 'GTA: Vice City' a 'GTA V'.

GTA III ha sido el juego referencia de los mundos abiertos durante el cambio de milenio.
GTA III ha sido el juego referencia de los mundos abiertos durante el cambio de milenio. Rockstar Games

Uno de esos factores es, sin duda, el desarrollo de la historia en tiempo real, incorporando un reloj que avanza un minuto por cada segundo de la vida real, lo que nos permite ver cómo transcurre el día y la noche en Liberty City, incluso con un clima diferente, nieblas y lluvias incluidas, algo muy sorprendente para la época. Este avance, junto al nivel de búsqueda, el equipamiento de armas y dinero, y la posibilidad de desbloquear nuevas zonas por misiones, es algo que se ha seguido utilizando todos los Grand Theft Auto posteriores a este.

Asimismo, el diseño de los escenarios y establecimientos a los que podemos entrar como el clásico Ammu-Nation, la variedad de vehículos (que sufren daños hasta explotar), el tráfico o incluso la heterogeneidad de personajes que circulan por las calles, fueron detalles muy realistas que en sus tiempos supusieron un antes y un después en la industria.

De hecho, en los míticos Vice City o San Andreas que le siguieron, podemos darnos cuenta de que la dinámica sigue siendo la misma, pero con importantes mejoras gráficas como consecuencia de seguir explotando los límites de PS2. Solo por el hecho de dar el paso a la cámara en tercera persona, sumado a las novedades que trajo y que podemos ver en los juegos sucesores, GTA III merece ser recordado como el verdadero eje de referencia de la saga. Veremos si Rockstar le da la importancia que se merece a su vigésimo aniversario, ¿quizás aprovechando el momento para dar a conocer los primeros detalles del esperado GTA VI?

Artículos recomendados