La carga inalámbrica perjudica tu móvil

Shutterstock

La carga inalámbrica, el enemigo para la batería de tu móvil

No todos los nuevos inventos tienen por qué ser buenos. Según un estudio, los cargadores inalámbricos están poniendo en peligro las baterías de los móviles debido a las altas temperaturas que alcanzan durante el proceso.

Por Miguel Arjona  |  22 Agosto 2019

La batería de los móviles sigue siendo uno de los puntos principales por parte de los clientes. La demanda de una mayor autonomía continúa como una de las necesidades primarias, a la que se le suma la de acortar los tiempos de carga cada vez más. Uno de los últimos avances ha sido el cargador inalámbrico, en el que solamente hace falta posar el teléfono móvil para comenzar a recuperar la batería, además de funcionar de manera más rápida en comparación con un cargador con cable. Sin embargo, resulta que esta técnica no es una buena idea si queremos conservar la batería lo máximo posible.

Según un estudio realizado por la American Chemical Society, una institución sin ánimo de lucro que apoya la investigación científica en el campo de la química, la tecnología que se utiliza para estos dispositivos de carga inalámbrica, crea distintas fuentes de calor que desgastan la batería del móvil a mayor velocidad, de manera que acortan su vida útil.

Cómo funciona un cargador inalámbrico

Como bien indica su nombre, se trata de un método por el que no es necesario ningún cable para la carga del smartphone. Solamente hace falta colocar el teléfono sobre la base (incluso puede separarse hasta 40 milímetros). Esto se lleva a cabo gracias a la tecnología Qi, al menos en la mayoría de móviles Android.

Se trata de una tecnología basada en un sistema que transmite electricidad por inducción electromagnética, y para que funcione, hacen falta dos positivos. Tiene que haber un cargador y el móvil. Dentro del cargador existe una bobina por la que circula la corriente eléctrica y crea un campo electromagnético. En el caso del móvil también hay otra bobina, que debe coincidir con la del cargador, de manera que queden alineadas. Se genera una corriente que se encarga de la carga de la batería.

La carga inalámbrica es una de las técnicas que está creciendo actualmente.
La carga inalámbrica es una de las técnicas que está creciendo actualmente. Shutterstock

Qué dice el estudio

Este estudio se ha realizado a partir de una comparación entre móviles: uno utilizaba un cargador normal, con cable, otro utilizaba la carga inalámbrica alineada y el último usaba un cargador no inalámbrico no alineado. El primero de ellos llegó a registrar una temperatura máxima de 27º centígrados que se mantuvo de forma constante. Los dos siguientes llegaron a tener 30,5ª centígrados de temperatura máxima, con muchas variaciones.

Huawei Mate 40, Mate 40 Pro y Mate 40 Pro+: precio, especificaciones y ficha técnica
Precio, especificaciones y ficha técnica de los Huawei Mate 40, Huawei Mate 40 Pro y 40 Pro+.
La American Chemical Society ha llegado a la conclusión de que el calor reduce la vida útil de las baterías, y es por esto por lo que recomienda cargar los móviles con cable. En caso de no disponer de ello, lo mejor es cargar el móvil sin carcasa o funda para intentar reducir la temperatura.

Otras medidas que pueden tomarse para evitar el aumento de temperatura es cargarlo en un lugar donde no haga un calor excesivo. También debemos dejarlo inactivo. Es decir, no utilizarlo en la medida de lo posible mientras se está realizando el proceso de carga. Cuantas más actividades se realicen, más temperatura tendrá el móvil, por lo que si lo mantenemos sin utilizar, será mejor por este motivo, además de que su recarga terminará antes. Además, una alternativa es tener una batería externa para no quedarte colgado cuando estés fuera de casa.

Las dichosas baterías

El aumento de temperatura de Samsung, que tuvo serios problemas en 2016 con la salida de su modelo Galaxy Note 7. En este caso, las baterías de sus móviles llegó a provocar explosiones de los propios smartphones. Este problema llegó a detectarse hasta en 35 unidades. Los terminales aumentaban su temperatura de manera exagerada y se prendiesen fuego.

Esto le causó una pérdida de más de 42 millones de euros solamente en España. La propia Samsung reconoció el problema, y explicó que éste residía en las celdas de las baterías. Aunque también dijeron que podía ser un fallo en el 'software' que decía cuándo cargar y cuándo descargar, o incluso algún compuesto químico que no salió como ellos esperaban.

Las baterías son una parte fundamental a la hora de adquirir un móvil. Nadie quiere pagar cientos de euros para un móvil cuya autonomía sea irrisoria. Por tanto, deberemos tener cuidado con las cargas inalámbricas a partir de ahora.

Artículos recomendados