NFT.NYC 2022, el evento más grande de NFT en el que todavía son optimistas con su futuro NFT.NYC 2022, el evento más grande de NFT en el que todavía son optimistas con su futuro

nftcable.io

NFT.NYC, el evento más grande de la historia de los NFT celebrado en Nueva York

Sin duda ha habido mejores momentos para esta convención, pero ya era tarde para cancelarla. Ya puestos, por qué no tirar la casa por la ventana en un evento tan pretencioso como ambicioso y casi sumido en el delirio de la más extravagante comunidad de usuarios de la historia reciente.

Por Adrián Tomé  |  01 Julio 2022

Nueva York se ha vestido una vez más de gala para hospedar un evento pretencioso y alejado de la realidad. Y no, no hablamos de la MET Gala, sino del NFT.NYC 2022, el evento más grande del planeta para los amantes de los NFT.

Sin pensar mucho en cómo los NFT se han estrellado duramente en los últimos meses perdiendo prácticamente todo su valor (la media de caída es de un 70%), los asistentes disfrutaban de las más de 1.500 charlas, de conciertos de Madonna, The Chainsmokers, Tame Impala o Quavo, una masiva fiesta en la que el DJ es un NFT, la actuación de un acróbata y gente paseándose con una serpiente. Una celebración de alto vuelos en la que también hubo tiempo para los anuncios, como el nombramiento de Pharrell Williams como ejecutivo de la colección Doodles

Una fiesta única... Una fiesta única..., imagen de sustitución
Una fiesta única... Boston Globe

En el ambiente hay algo que no termina de encajar. Se escuchan conversaciones entre el público como: "acabo de entrar en el mundo de las crypto y solo he perdido 100.000 dólares". Los asistentes se dividen entre trajeados representantes bancarios y jóvenes atraídos por el metaverso y la especulación. Una extraña mezcolanza con solo un aspecto en común: pagar entre 500 y 2.000 dólares por acudir a la convención, planeada antes de que, bueno... se desplomara su mercado.

El optimismo por bandera

Pero si hay algo que caracterice al cryptobro por bandera es su eterno optimismo. El mensaje más repetido en el macroevento era que estábamos ante una regulación normal del mercado, que todo iba a volver a funcionar después de esta reestructuración. "Todavía está en sus primeros años, un contratiempo es el mejor momento para construir", resonaba por las paredes de unas conferencias divididas entre los que habían perdido una fortuna, los que eran suficiente ricos para permitirse perderla, y los que habían generado una fortuna a base de scams.

Quizás un evento como este, que reúne 15.000 personas en una situación similar, es precisamente lo que necesita esta comunidad para seguir adelante. Un poco de apoyo mutuo nunca está de más. Convencerse los unos a los otros de que lo mejor está por venir, de que todo va a cambiar, de que "todavía no hemos llegado a cero; esto no ha acabado", como decía David Pakman, uno de los principales inversores de CoinFund durante sus minutos en el escenario.

El año pasado se gastaron en NFT 25.000 millones de dólares, de los cuales, prácticamente ninguno de los vendedores tenía ningún plan ni intención de cumplir promesas, y todas esas piezas de blockchain, han visto su valor reducido dramáticamente. Es el caso del famoso NFT del DJ de la fiesta antes mencionado, que actualmente vale un 75% menos que la última vez que actuó en la conferencia pocos días atrás. Pero eso no es ni mucho menos razón para dejar de ser entusiasta, porque al final el colapso del mercado es algo bueno a largo plazo, repetían una y otra vez los asistentes.

¿Se te ocurre alguien mejor a los mandos? Probablemente sí ¿Se te ocurre alguien mejor a los mandos? Probablemente sí, imagen de sustitución
¿Se te ocurre alguien mejor a los mandos? Probablemente sí Boston Globe

Eso sí, hubo quien sí se atrevió a poner la nota discordante y asumir el mal momento del sector, criticando cómo aquella idea de empoderar a artistas y convertirlos en económicamente independientes gracias al arte digital se ha difuminado bastante.

La realidad y el giro hacia lo real

Lo cierto es que en el NFT.NYC también hay quien ha salido beneficiado de la existencia de esta comunidad, como Yuga Labs, empresa creadora del Bored Ape Yacht Club, que ha amasado una fortuna. Yuga Labs protagonizó una de las 1.500 charlas sobre NFT disponibles a lo largo del evento, algunas protagonizadas por peces gordos, y otras por simples amantes del mercado de los NFT.

Jake Stjepanovic presentando su busto de un mono digital Jake Stjepanovic presentando su busto de un mono digital, imagen de sustitución
Jake Stjepanovic presentando su busto de un mono digital Ben Davis

Entre unos y otros se decidió el rumbo que debía tomar los NFT para salir de la crisis y resurgir como el ave fénix: trasladar los NFT a cosas reales, tangibles. Un grupo croata ya fabrica esculturas reales basadas en NFT, varios estudios están desarrollando ideas de videojuegos basados en algunos NFT, Neil Strauss está escribiendo una novela sobre un mono digital llamado Jenkins, Eminem y Snopp Dogg han lanzado un videoclip protagonizado por tokens no fungibles, hay en marcha una serie de televisión y una película producidas por por Reese Witherspoon basadas en la colección de NFT 'World of Women', incluso se rumorea con un parque temático basado en este mundo. Acercar el mundo virtual al mundo real, y no al revés, parece la solución a todos los males de los NFT.

Las polémicas del NYC.NFT 2022

En la NYC.NFT se animó a luchar contra las estafas para dar un mejor sensación a la sociedad, pero ellos mismos fueron víctimas de algún que otro engaño en el evento. Como por ejemplo, cuando un falso Snoop Dogg se coló en la convención bajo el júbilo de los atónitos asistentes.

No fue la única polémica del NFT.NYC 2022. Códigos QR estaban repartidos por Times Square que al escanearlos te llevaban a comprar un NFT, que, de acuerdo con los entendidos en el tema, eran todos una pérdida de dinero. Por si fuera poco, grupos religiosos se unieron en una protesta organizada contra los NFT. La expectación generada se tornó en decepción cuando se descubrió que, en realidad, era un acto publicitario de una nueva colección de NFT, lo que cabreó, ahora de verdad, a las asociaciones religiosas.

La desordenada y caótica organización, la poca consideración por los que tenían una mentalidad crítica con la gestión del último año, la idea de que expusiera prácticamente cualquiera, estuviera cualificado o no, y los agresivos programas de marketing, dieron como resultado un excéntrico NFT.NYC 2022 que, desde luego, pasará a la historia, aunque no está claro si para bien.

Eso sí, para los medios afines a los NFT, fue "un absoluto éxito". Ya os advertimos de que son gente optimista.

Artículos recomendados