Steam Deck vs Nintendo Switch OLED: ¿cuál es mejor? Steam Deck vs Nintendo Switch OLED: ¿cuál es mejor?

Steam Deck vs Nintendo Switch OLED: el duelo definitivo

La Steam Deck y la Nintendo Switch OLED son dos consolas espectaculares, pero enfocadas a públicos distintos. ¿Con cuál te quedas?

Por Álex García  |  16 Julio 2021

Valve ha irrumpido en el mundo de los videojuegos con un anuncio estelar: la Steam Deck. Según dicen, se trata de la consola portátil más potente del mundo. Además, está diseñada para crear una sinergia con tu cuenta de Steam, lo que significa que, en teoría, puedes acceder a los mejores juegos de PC sobre la marcha y sin necesidad de un voluminoso ordenador de sobremesa. Aun así, esta no es la primera incursión del Valve en el mundillo. Los anteriores dispositivos de la marca, las Steam Machines, no acabaron de despegar, lo que significa que hay mucho que aprender en esta nueva entrada.

La Steam Deck cuenta con una APU de AMD que contiene una CPU Zen 2 de cuatro núcleos con ocho hilos y ocho unidades de cálculo de gráficos AMD RDNA 2, junto con 16 GB de RAM LPDDR5. En principio, saldrá en tres versiones diferentes según el almacenamiento. 64GB, 256GB y 512GB. La consola tiene un gran número de opciones de control. Trae dos thumbsticks, pero también dos pequeños trackpads al estilo del Steam Controller, que podrían darte más precisión para cosas como los shooters en primera persona. La parte frontal del Steam Deck también tiene botones ABXY, un D-pad y una pantalla táctil de 7 pulgadas y 1280 x 800 para jugar a 720p.

Dos grandes consolas, pero con filosofías diferentes

No obstante, es imposible no pensar en Nintendo Switch cuando vemos esta Steam Deck. Al igual que la consola de Nintendo, la de Valve tiene dos gatillos de hombro en cada lado, y hay cuatro botones traseros (dos en cada lado), así como micrófonos integrados. En este sentido, encontramos evidentes similitudes entre una consola y otra, y es ahí cuando nos surgen una serie de interrogantes: ¿en qué se diferencian? ¿En qué supera la Steam a la Switch? ¿Vale la pena seguir apostando por la vieja confiable de Nintendo o deberíamos empezar a replantearnos las cosas? Veamos.

La Steam Deck de Valve y la Nintendo Switch (modelo OLED) se presentaron con unas semanas de diferencia y, a primera vista, ambas máquinas tienen mucho en común. Ambas son consolas portátiles que se pueden acoplar a los televisores, cada una procedente de un desarrollador de confianza con décadas de experiencia en la industria. Pero incluso con esto, no se puede obviar el hecho de que los dos sistemas tienen un público diferente en mente. Esto se debe a que la Steam Deck y la Switch OLED han surgido de filosofías de diseño diametralmente opuestas. Steam Deck proviene de un entorno de juegos de PC, donde el rendimiento y la personalización son el centro de atención. Switch OLED, en cambio, proviene de un entorno de consola, donde la accesibilidad y la simplicidad son primordiales.

Comparativa técnica Steam Deck vs Switch OLED

Valve Steam Deck
Nintendo Switch OLED
Pantalla
7" LCD, 1280 x 800
7" OLED, 1280x720
CPU
AMD Zen 2, 3.5 GHz
Nvidia Tegra X1
GPU
AMD 8 RDNA
Custom Nvidia Maxwell
Memoria RAM
16GB
4GB
Almacenamiento
64 GB eMMC / 256 GB SSD / 512 GB SSD
64 GB eMMC
Conectividad con TV
Dock (incluido)
USC-C, Dock (no incluido)
Batería y puerto
USB-C (45 W); batería de 40 Wh. Estimación de autonomía: entre 2 y 8 horas de juego
USB-C; batería de litio 4310 mAH. Estimación de autonomía: 4,5 a 9 horas. Tiempo de carga: tres horas en modo reposo.
Precio
64 GB eMMC (419 euros), 256 GB NVMe SSD (549 euros) y 512 GB NVMe SSD (679 euros)
64 GB (349 euros)

¿Qué puede ofrecernos cada una?

Como comentábamos antes, el enfoque de Valve con esta nueva consola está muy claro: proporcionar rendimiento de consola de mesa en una que pueda llevar en la mano. La Steam Deck es, tomándonos una pequeña licencia, prácticamente un ordenador. Aparte de por las características que mencionamos al principio, esta afirmación se justifica en su sistema operativo SteamOS, basado en Linux, además de sus componentes de PC. Valve nos ha prometido que podríamos ejecutar sin ningún tipo de problema nuestros juegos AAA, llevándolos a todas partes.

La Nintendo Switch OLED es la nueva entrega de esta conocida familia. Respecto de su versión anterior, mantiene la misma CPU y GPU con un Tegra de Nvidia, pero mejora considerablemente la jugabilidad en el modo portátil. En este caso, contamos con un panel de 7 pulgadas con 720p de resolución en una pantalla, cómo no, OLED. Así, las mejoras en brillo, contraste, calidad de colores y nitidez son muy notables. En cuanto a batería, no cambia mucho respecto de su predecesor (4,5-9 horas), aunque el sonido estéreo viene mucho más optimizado.

Un área en la que Steam Deck tiene una clara ventaja es en términos de hardware. Switch no era el sistema más potente cuando debutó en 2017, y Switch OLED no ha cambiado mucho el hardware. La última variante de Nintendo cuenta con un procesador Nvidia Tegra X1, una GPU basada en Nvidia Maxwell y 4 GB de RAM, al igual que el modelo base. Sin embargo, en lugar de la memoria flash eMMC de 32 GB del modelo base, la OLED contará con 64 GB. También puedes guardar los juegos en una tarjeta microSD, pero tus datos de guardado están atados a la consola, a menos que pagues por Nintendo Switch Online (de pago) y sus funciones de guardado en la nube.

Steam Deck muestra un exterior parecido y un interior más potente que la Switch. Steam Deck muestra un exterior parecido y un interior más potente que la Switch., imagen de sustitución
Steam Deck muestra un exterior parecido y un interior más potente que la Switch. Valve

La filosofía de juego es la clave para tomar una decisión

La realidad es que decidir si quieres una Steam Deck o una Switch OLED es más una cuestión de evaluar tus propios hábitos de juego que de comparar las minucias de cada dispositivo. Por ejemplo, en la Steam Deck, su estación de juego sería algo parecido al dock de Switch, aunque se venderá por separado y aún ni se conoce el precio. La consola de Nintendo, sin embargo, se podrá conectar directamente al televisor con un dock que será un mero intermediario. En cualquier caso, ambos sistemas funcionarían a través de HDMI.

La Steam Deck viene con un sistema mucho más abierto, pues acepta más sistemas operativos, mientras que la Switch es algo más cerrada en ese sentido, con el SO de Nintendo por bandera, y la con la única posibilidad de jugar títulos propios mediante formato físico o sShop. La gran ventaja que tiene Steam Deck en este aspecto es que cuenta con el extensísimo catálogo de Steam al completo. Si por ejemplo tenemos muchos juegos acumulados en la librería, lo aprovecharemos muchísimo. Ahora bien, con Switch tenemos la ventaja de los juegos exclusivos, aquellos clásicos o súper ventas que solo se pueden disfrutar en los dispositivos de Nintendo.

Aunque no sabemos exactamente cómo se enfrentarán en la práctica la Steam Deck y la Nintendo Switch OLED, podemos decir que tienen en mente jugadores muy diferentes. La Nintendo Switch OLED, al igual que otros modelos de Switch, se dirige a un público centrado en la consola, con una interfaz simplificada y un enfoque en las franquicias de Nintendo. La Steam Deck, por otro lado, parece un dispositivo mucho más potente y abierto, que permite ejecutar juegos más exigentes a un ritmo mayor, y que espera que aportes al menos parte de tu propio hardware a la fiesta.

Nintendo mantiene dos armas: el precio y el nombre

Nintendo Switch lleva desde 2017 consolidada como la mejor consola portable del mercado, todos la conocen y está ligada a la marca Nintendo. Es muy difícil que a corto-medio plazo pierda su relevancia, especialmente entre aquellos que no valoren tanto las mejoras de software que pueda llegar a ofrecer Steam Deck. Además, el precio de la consola de Valve está muy alejado de lo que la mayoría de familias y gente joven pueden permitirse en la actualidad. Si tu hijo o hija te piden una consola portable, o tú mismo quieres hacerte con una, lo más probable es que prefieras ahorrarte más de 200 euros si lo que buscas simplemente es pasar un buen rato.

Aun así, y a pesar de este colchón, más le vale a Nintendo estar atento y no volver a cometer un error propio de un monopolio, como sucedió con los leves y decepcionantes cambios de Switch (modelo OLED). Ahora, por fin, tiene una competencia real, y le conviene saber soportar y reaccionar a la presión que le va a someter Valve con su Steam Deck. Que comience la guerra.

Artículos recomendados