Tarjetas SIM: por qué es positivo que desaparezcan Tarjetas SIM: por qué es positivo que desaparezcan

Envato Elements

Las tarjetas SIM acabarán desapareciendo, y es una buena noticia

Parece que por fin ha llegado el momento en el que podremos despedirnos de las clásicas tarjetas SIM, después de 30 años de intentar hacerlas más pequeñas.

Por Adrián Tomé  |  09 Agosto 2022

Las clásicas tarjetas SIM (Signature Identity Module) están camino de su desaparición, sustituidas por las eSIMs, es decir, las tarjetas virtuales, que permitirán conectarnos a un red de telecomunicaciones sin requerir de la pequeña pieza a insertar en nuestros teléfonos. Desde que tenemos uso de razón, cada vez que queríamos cambiar de compañía telefónica, nos daban una SIM (más tarde nanoSIM) para ponerla en nuestro teléfono móvil. Este proceso, ya normalizado en nuestras vidas, cambiará para siempre, y pronto será cosa del pasado. De hecho, los rumores apuntan a que iPhone 14 ya incluirá versiones solo compatibles con eSIM.

El negocio de las telecomunicaciones nunca volverá a ser lo mismo. El funcionamiento de las eSIM pasa por algo tan sencillo como una app o escanear un código QR. Más allá de lo entendible que puede ser que cueste un poco dejar atrás una costumbre tan arraigada como la de las tarjetas SIM, vamos a repasar las ventajas (que son muchas) del paso a las eSIM, o su nombre técnico, eUICC (embedded Universal Integrated Circuit Card).

Si la compañía líder en el mercado de móviles da el paso, el resto pronto le seguirán Si la compañía líder en el mercado de móviles da el paso, el resto pronto le seguirán, imagen de sustitución
Si la compañía líder en el mercado de móviles da el paso, el resto pronto le seguirán Apple

Mayor libertad como consumidor

Se acabó lo de buscar tiendas, esperar a ser atendido y firmar contratos presencialmente. Con las eSIM contratar un proveedor de telefonía móvil será tan sencillo como conectarse a una red Wi-Fi. Podremos elegir en el momento qué oferta nos interesa más y estar conectados al instante, sin necesidad de esperas ni largos trámites.

Las tarjetas electrónicas abren la posibilidad de que tengas varios números de teléfono en el mismo dispositivo, por ejemplo, uno para el trabajo, otro para lo personal y un tercer número internacional para los viajes. Sin las tarjetas SIM, no hay necesidad de limitar la conectividad a una red concreta ni contratar planes de roaming con cada viaje fuera de Europa, puedes simplemente cambiarlo con un click. Los contratos sin permanencia serán la nueva norma, pudiendo pasar de uno a otro tan rápido y sencillo como con los servicios de suscripción.

La dialéctica de poder del mercado de las telecomunicaciones pertenecería íntegramente al consumidor, que al disponer de todas las facilidades del mundo a su alcance también vería una importante mejora al servicio de atención al cliente. Al acelerar el proceso de contratación hasta el punto de hacerlo inmediato, el poder del usuario aumenta para cubrir sus necesidades en cada momento, y pone más presión en las compañías para satisfacerlo. No sería de extrañar que las eSIM vengan acompañadas de mejores y más flexibles ofertas.

¿Necesario para el progreso tecnológico?

Los diseñadores de móviles siempre han buscado hacer estas tarjetas lo más finas y ligeras posible, sin perder funcionalidad por ello. La tecnología avanza constante en esa dirección, pero las tarjetas SIM, que ya casi todos usamos en su versión de nanoSIM, no pueden ser más pequeñas de lo que son y mantener su funcionalidad. Ya cuesta lo suficiente ponerlas en el sitio de todas formas.

A pesar de que cada vez ocupan menos, deshacerse del espacio para las tarjetas SIM sería bastante provechoso para los fabricantes de móviles en su intento de hacerlos más finos y ligeros. El funcionamiento de las eSIM requiere únicamente de la instalación de un chip inamovible en el interior del teléfono que no debería suponer ninguna dificultad en el montaje. Es más, su inclusión con el resto de componentes internos de serie podría incluso motivar a los fabricantes para ofrecer también su propia red de telefonía.

Por estas mismas razones los móviles ya no tienen hueco para tarjetas de memoria Por estas mismas razones los móviles ya no tienen hueco para tarjetas de memoria, imagen de sustitución
Por estas mismas razones los móviles ya no tienen hueco para tarjetas de memoria Envato Elements

El progreso no acaba ahí, porque las eSIM también facilitan las cosas para todos los objetos que utilizan IoT, es decir, frigoríficos inteligentes, coches, drones, cámaras o más dispositivos con un navegador. Y una vez más, sus fabricantes podrían tener otro papel en la distribución de redes de telefonía. La posible entrada de muchas empresas en este mercado, más la diversificación que acompaña a la propia naturaleza de la eSIM, podría cambiar por completo el statu quo de las telecomunicaciones, actualmente dominado por las cinco principales empresas en todo el mundo: Vodafone, China Mobile, Airtel, América Móvil y Telefónica.

Abaratamiento de costes en general

Más allá del evidente cese en la fabricación de tarjetas SIM, que ya es un ahorro considerable, las tiendas físicas de las empresas de telecomunicaciones tendrán que reestructurarse de una manera similar a los concesionarios con la venta online. Un enfoque mucho más centrado en la resolución de problemas o dudas con respecto al producto o quizás la oferta de packs que incluyan más cosas que una red móvil.

Esto también implicaría que se necesitasen menos locales abiertos con horarios más reducidos, ya que la mayoría de las consultas se hacen por teléfono. Además, el coste de implementación de los chips para eSIM recae enteramente en los fabricantes de móviles. El reducir estos gastos por parte de las empresas de telecomunicaciones hace posible la inclusión de precios más competitivos, necesarios como ya se ha comentado antes al haber un mercado más grande.

El paso de la SIM a la eSIM podría venir acompañado de unos precios más asequibles El paso de la SIM a la eSIM podría venir acompañado de unos precios más asequibles, imagen de sustitución
El paso de la SIM a la eSIM podría venir acompañado de unos precios más asequibles Envato Elements

Las claves para que su éxito empiece ahora

Lo cierto es que las eSIM han estado ahí desde 2015. Algunos proveedores llevan bastante tiempo ofreciéndolas, pero no han hecho mucho para cambiar el mercado ni para convertirse en el estándar.

Implementar esta tecnología no fue fácil al principio, en primer lugar, porque no era del interés de las grandes empresas de telefonía. Sin embargo, el campo en el que se convertirían verdaderamente imprescindibles no fue tanto los móviles como el resto de dispositivos electrónicos inteligentes. El controlar la conectividad en remoto de estos era mucho más sencillo y barato para sus fabricantes. Cambiar la tarjeta SIM de un coche, por ejemplo, cuesta unos 200€. Y eso solo cambiarla. Pero es algo esencial para mantener la conectividad allá a dónde vaya sin problemas. A través de este mercado, se probó la eficiencia y utilidad de las eSIM antes que en los móviles.

En el terreno que resulta más interesante, el de los teléfonos, uno de los principales alicientes fue la decisión de la Unión Europea de eliminar el roaming entre países miembros. Aunque esto ya funciona con tarjetas SIM, será mucho más sencillo con eSIM, y se podría trasladar a más países hasta convertirlo en algo global. Muchas más ofertas y dispositivos compatibles comenzaron a lanzarse en consecuencia, convirtiendo a Europa en uno de los principales mercados de eSIM en la actualidad.

Su crecimiento se espera que sea constante en los próximos años, hasta concluir con la inevitable desaparición de las tarjetas SIM en muchos países. Las primeras piedras ya se han puesto, solo queda esperar a que todo siga su curso.

Artículos recomendados