WhatsApp vs Europa: ¿qué pasará si no aceptamos las condiciones de uso? WhatsApp vs Europa: ¿qué pasará si no aceptamos las condiciones de uso?

Unsplash

WhatsApp se pone firme: "¿qué pasa si no aceptamos sus condiciones de uso?"

Tras varias idas y venidas, Alemania ha puesto en jaque a WhatsApp. Los nuevos términos de uso y privacidad de la compañía han hecho saltar las alarmas en Europa, pero ninguna de las partes está dispuesta a dar su brazo a torcer. ¿Qué pasa si no se aceptan sus nuevas condiciones de uso?

Por Álex García  |  13 Mayo 2021

El ambiente venía caldeado desde hacía ya unos meses, pero la guerra entre WhatsApp y los organismos europeos que no aceptan su nueva política de 'privacidad' va cogiendo tintes cada vez más oscuros. No nos ha quedado todavía claro cuál es nuestro papel en esta contienda: ¿debemos ir a por palomitas para sentarnos a presenciar esta emocionante telenovela? o, ¿debemos empezar a preocuparnos por la hipotética llegada de un mundo sin WhatsApp? ¿Os imagináis no volver a decirles nunca a tus colegas "luego te aviso por WhatsApp"? Terrorífico.

En Alemania le han declarado la guerra a WhatsApp

De momento, sabemos que al menos en Alemania, esto todavía no va a ocurrir. Un Comisionado de Hamburgo para la protección de Datos y la Libertad de Información, Johannes Casper, ha emitido un comunicado que dice lo siguiente: "hemos prohibido a Facebook el tratamiento de datos personales de WhatsApp para fines propios. La orden es inmediatamente ejecutable. Se hace en virtud del procedimiento de urgencia del Reglamento General de Protección de Datos (GDPR), que prevé la adopción de medidas provisionales con un periodo de validez determinado en el territorio correspondiente, en este caso Alemania".

Los nuevos términos de uso y privacidad de WhatsApp no han sentado nada bien en Europa. Los nuevos términos de uso y privacidad de WhatsApp no han sentado nada bien en Europa., imagen de sustitución
Los nuevos términos de uso y privacidad de WhatsApp no han sentado nada bien en Europa. Freepik

Esta medida de bloqueo provisional de la que hablan en Hamburgo tiene el objetivo de que en Alemania WhatsApp no tenga la potestad de aplicar sus nuevas condiciones de uso, al menos durante tres meses, validez del bloqueo de emergencia. La situación, muy previsiblemente, se podría extender al resto de Europa. Para empezar, el GDRP es una normativa con vigencia en toda la UE. Además, y adelantándose al fin de esta medida provisional, el comisionado alemán tiene pensando presentar el caso ante el Consejo Europeo de Protección de Datos. Si les llegan a dar la razón, algo que no sería de extrañar, el veto se haría efectivo en el resto de Europa.

En dicho comunicado, Johannes Casper, añade también que las disposiciones de WhatsApp sobre transferencia de datos "son poco claras y difíciles de distinguir entre sus versiones europea e internacional". Para rematar, el comisionado alega que "su contenido es engañoso y existen considerables contradicciones. Incluso habiendo hecho un análisis más exhaustivo, no se puede ver qué consecuencias tiene el consentimiento para los usuarios". La seguridad del comisionado en sus informes es tanta, que se atrevió decir directamente que las políticas de WhatsApp "no son legales".

Desde Facebook no bajan los brazos

La respuesta por parte de Facebook no se hizo esperar. En palabras de un portavoz de la compañía que se puso en contacto con Android Police, "la orden del Comisionado de Hamburgo contra Facebook se basa en un malentendido fundamental del propósito y el efecto de la actualización de WhatsApp y, por lo tanto, no tiene una base legítima. Nuestra actualización reciente explica las opciones que tienen las usuarios para enviar mensajes a una empresa en WhatsApp y brinda mayor transparencia sobre cómo recopilamos y usamos los datos. Dado que las afirmaciones del DPA de Hamburgo son incorrectas, la orden no afectará la implementación de la actualización".

Zuckerberg, de nuevo en el punto de mira europeo. Zuckerberg, de nuevo en el punto de mira europeo., imagen de sustitución
Zuckerberg, de nuevo en el punto de mira europeo. GTRES

Los nuevos términos y condiciones de privacidad de WhatsApp han llamado la atención, entre otras cosas, porque algunos de los datos de los usuarios, como los contactos o datos de perfil, serán compartidos con Facebook, pudiendo hacer este lo mismo con sus otras redes, Instagram y Messenger. La compañía se defendió diciendo que ni WhatsApp ni Facebook podrán escuchar ni leer lo que se hace dentro de la App, pero lo cierto es que la historia nos ha demostrado que lo que se hace en Internet con los datos es algo tan turbio que uno nunca se puede confiar demasiado.

Algo tenemos claro: ambas partes no están dispuestas a dar su brazo a torcer, al menos por ahora. Facebook alega que la mayoría de usuarios de WhatsApp ya han aceptado sus nuevas condiciones de uso en cuanto a privacidad. Cabe mencionar que el machaque constante de la aplicación con ventanas emergentes para que apruebes las condiciones ha sito tal, que es posible tú mismo hayas sido uno de los que las haya aceptado, casi por inercia y sin darte cuenta. De todas formas, WhatsApp no ha dejado otra opción. Otra de las grandes quejas del comisionado alemán es que Facebook no da alternativas para quienes no quieran aceptar su nueva política de privacidad, lo cual traerá consecuencias.

Si no has aceptado las condiciones, despídete de WhatsApp. Si no has aceptado las condiciones, despídete de WhatsApp., imagen de sustitución
Si no has aceptado las condiciones, despídete de WhatsApp. Freepik

¿Qué pasará si no aceptamos las nuevas condiciones?

Facebook ya avisó que los usuarios que no cedan no van a perder como tal su cuenta en la aplicación, pero, como la vida no es color de rosa, esto no quiere decir que vaya a permanecer todo igual. Si el continuo bombardeo de avisos para que se acepten las nuevas condiciones de uso no surte ningún efecto, WhatsApp tomará represalias y empezará a castigar a sus usuarios más rebeldes desactivando funciones poco a poco. No será algo inmediato, pero parece que al gigante de la mensajería instantánea no le va a temblar el pulso.

Primero, se verá restringido el uso de las llamadas y videollamadas. En teoría, no va a ser posible responderlas, pero sí hacerlas o devolverlas una vez hayan colgado al otro lado. Pero la cosa no va a quedar ahí. Llegará un momento en que también se dejen de recibir mensajes y llamadas. En resumen, WhatsApp va a ir cortando poco a poco la comunicación a sus usuarios rebeldes, pero no sin darles la oportunidad de que, tarde o temprano, acaben aceptando sus condiciones. Esto ha provocado que cada vez sean más las personas que deciden abandonar la aplicación e irse a otras como Signal o Telegram, que aparentemente ofrecen mayor garantía en privacidad.

La posibilidad de que WhatsApp se vaya de nuestras vidas es a día de hoy remota. La mayoría de los usuarios no estarían dispuestos a cambiar su forma de comunicarse 'solo' por salvaguardar sus datos, y eso es una realidad. No obstante, en Alemania se está librando una guerra cuyas consecuencias aún inciertas se pueden acabar extrapolando al resto de Europa. De momento, quedan solo algunas horas para el ultimátum de Facebook y ambas partes tienen sus cartas sobre la mesa. La pregunta es: ¿se atreverá WhatsApp a implantar sus nuevas condiciones en contra de la orden del comisionado de Hamburgo?

Artículos recomendados