El calvario de Samsung con el Galaxy Fold

Samsung

Samsung está viviendo un verdadero calvario con el Galaxy Fold, y no parece tener solución (al menos de momento)

El problema con la pantalla plegable del Galaxy Fold está dejando a Samsung en una situación muy comprometida. De momento ya ha cancelado el lanzamiento hasta nueva orden, y teme un revés como el de 2017 que finiquite su dominio tecnológico.

Por Guillermo Galindo  |  26 Abril 2019

Y nos reíamos de Royole y de su FlexPai. Nadie duda de que ese primer móvil flexible era tosco, rudimentario y hasta cómico, pero al menos no se rompía la pantalla con un día de uso, como ha sucedido con el tan esperado Samsung Galaxy Fold. Quién iba a imaginar que el producto más esperado del año por parte de la empresa surcoreana iba a terminar convirtiéndose en un quebradero de cabeza de proporciones bíblicas. Pero, ¿cómo hemos llegado hasta aquí?

Cronología de un fracaso

El 20 de febrero de 2019 el evento Samsung del Mobile World Congress tuvo al Galaxy Fold como cabeza de cartel, como si de un festival se tratara. Por fin un móvil plegable realmente serio (qué ilusos éramos) y de una marca puntera. Lo peor (precio aparte) era que teníamos que esperar dos meses para hacernos con este revolucionario modelo que parecía dispuesto a cambiar para siempre la forma en la que entendíamos los smartphones. El problema es que llegó la semana del 22 al 29 de abril, cuando se iba a lanzar el smartphone por todo lo alto en Asia y EEUU (en España y otras ciudades europeas el 3 de mayo), y de Galaxy Fold nada.

¿El motivo? Uno bastante gordo. Resulta que las reviews de los principales medios tecnológicos no pudieron ni completarse porque el Galaxy Fold duró con vida apenas 24 horas. Steve Kovach, de CNBC, fue uno de los primeros en quejarse de los problemas del nuevo Samsung. A Kovach le dejó de funcionar media pantalla, como nos mostró en Twitter.

MacBook Pro de 16 pulgadas: características y precio
Todas las características del nuevo MacBook Pro de 16 pulgadas, que promete ser el rey de la gama alta de portátiles.
Una vez puede ser casualidad, pero cuando las quejas se amontonaron Samsung se cayó con todo el equipo. A Dieter Bohn, de The Verge, le tuvieron que cambiar el modelo de prueba porque tenía un extraño bulto, mientras que el de Mark Gurman, de Bloomberg, simplemente se rompió. En este caso, el motivo fue retirar un plástico que cubre la pantalla y que resulta ser imprescindible para que funcione como es debido, algo que nadie sabía.

Imaginaos cómo debía estar la cúpula de Samsung cuando se enteraron de que tres de los portales estadounidenses de tecnología más importantes estaban dando esos palos a su producto estrella de 2019 días antes de su lanzamiento. Total, que no les quedó otra que retrasar el lanzamiento comercial del Galaxy Fold.

¿Por qué es importante trabajar las piernas en el gym?
Las piernas y el tren inferior es lo que más descuidamos en el gimnasio. Te contamos 7 razones por las que no debes hacerlo nunca más.
"Vamos a adoptar las medidas oportunas para reforzar la protección de la pantalla y mejoraremos la guía sobre el cuidado y uso de la pantalla, incluida la capa protectora, para que nuestros clientes obtengan el máximo rendimiento de su Galaxy Fold", ha señalado Samsung en su comunicado. No obstante, para intentar salvar el desastre, Samsung ha querido excusarse normalizando estos problemas por tratarse de una tecnología innovadora, y ha dejado un mensaje para la esperanza: "Nos sentimos realmente entusiasmados por las expectativas generadas alrededor del Galaxy Fold".

Un golpe del que los rivales quieren sacar tajada

Pero el optimismo de Samsung poco o nada tiene que ver con la realidad. La única certeza es que no hay certeza de cuándo saldrá el móvil a la venta. Y como a perro flaco todo son pulgas, iFixit hurgó todavía más en la herida con un polémico artículo en el que destripaba el Galaxy Fold y exponía los grandes fallos de diseño y fabricación del terminal. El artículo ha sido retirado a petición de Samsung, lo que tampoco deja en muy buena posición a la compañía. Pero claro, mejor eso a que la gente siga descubriendo fallos en su buque insignia.

No obstante, el daño está hecho. Aplazar la venta del Galaxy Fold supone una grieta inevitable que la competencia quiere aprovechar a toda costa. Y cuando hablamos de competencia, nos referimos especialmente a Huawei. Samsung quiso ser la primera marca con móviles plegables y se adelantó por unos días a Huawei en la presentación. Con el paso del tiempo, hemos comprobado una vez más que las prisas no son buenas. Eso sí, ahora todas las miradas están puestas en la empresa china, que se la juega y está ante una oportunidad de oro.

De primeras, ya han retrasado a septiembre el lanzamiento del Mate X tras jurar y perjurar meses antes que no habría cambios en la fecha. Mal asunto. Veremos si es simplemente para asegurarse de que no le pasará lo mismo que al Galaxy Fold, aprovechando que ahora no tienen tanta prisa en sacarlo. En el caso de que funcione realmente bien y cumpla con las expectativas, Samsung se verá en un serio aprieto. Sería imposible salir indemne de un arreón como ese. Quién sabe si sería un paso definitivo hacia la caída de un gigante y el alzamiento de un nuevo líder.

Los móviles plegables, en entredicho

Pero... ¿y si el Huawei Mate X tampoco deja buena impresión, incluso aunque no se rompa tan fácilmente como el Galaxy Fold? Samsung no solo ha dejado una grieta en su propia compañía, también en la confianza hacia estos nuevos dispositivos, que ya de por sí dejaban dudas por su uso, necesidad y precio. En manos de Huawei está recuperar ahora la confianza en los móviles plegables y demostrar que sí pueden convertirse en una herramienta necesaria para los próximos tiempos.

El segundo fail de Samsung

El fracaso de Samsung nos ha obligado a echar la vista atrás a otros tiempos oscuros de la compañía, concretamente al verano de 2017. La situación era un poco similar a la actual. Apple iba a sacar el iPhone 7, y Samsung, queriéndose adelantar a la competencia, anunció días antes el Samsung Galaxy Note 7, que presentaba grandes novedades que hoy ya vemos en la mayoría de productos. Así de rápido avanza todo.

El caso es que la jugada no le salió especialmente bien. Resulta que la batería se sobrecalentaba hasta el punto de arder o explotar, por lo que no le quedó más remedio que retirarlo de las tiendas. Aquella jugada maestra le supuso pérdidas de alrededor de 17.000 millones de dólares, y una crisis sin precedentes en Samsung e incluso en su país, Corea del Sur.

Con este nuevo contratiempo, el varapalo podría ser definitivo. Desde que salió la noticia, Samsung se convirtió en la comidilla de todos los apasionados del mundo tecnológico. Posiblemente se recupere, porque son años y años de prestigio a pesar de estas dos manchas. Pero qué dos manchas. Dicho esto, ¿saldrá a la venta finalmente el Galaxy Fold y en qué condiciones? ¿Seguirá costando 2.000 euros? Quedamos a la espera.

Artículos recomendados