¿Por qué los móviles de Xiaomi son tan baratos? Te contamos su secreto ¿Por qué los móviles de Xiaomi son tan baratos? Te contamos su secreto

Shutterstock

Respondemos por fin a la pregunta que todo el mundo se hace: ¿Por qué los móviles de Xiaomi son tan baratos?

Desenmascaramos el modelo de negocio de Xiaomi y te mostramos cuáles son las claves por las que puede vender móviles a precio de fabricación sin sufrir pérdidas.

Por Víctor Manuel Gil  |  08 Marzo 2019

Xiaomi es la marca de moda. Ya lleva unos cuantos años marcando el ritmo del mercado de los smartphones con unos precios fuera del mismo, mientras se mantiene en la esfera pública esa eterna cuestión: ¿cómo lo hacen para lograr móviles tan competitivos a precio de ganga? Vamos a revelar este secreto de su fórmula mágica, pero para ello habrá que empezar antes por el principio.

Los primeros pasos marcan toda una vida

Cuando se estrenó el primer iPhone, todos los fabricantes de móviles quisieron imitar el producto. En China no existen restricciones a la imitación de dispositivos, tampoco hay demasiada protección a la propiedad intelectual si influye directamente en el desarrollo de la economía general del país y, además, las empresas norteamericanas están bloqueadas de una forma u otra. Todas estas razones hicieron que los fabricantes chinos más importantes en la actualidad comenzaran la carrera con un poco más de ventaja.

Xiaomi es una de las competidoras por el primer puesto en ventas de móviles gracias a sus precios sorprendentemente baratos Xiaomi es una de las competidoras por el primer puesto en ventas de móviles gracias a sus precios sorprendentemente baratos, imagen de sustitución
Xiaomi es una de las competidoras por el primer puesto en ventas de móviles gracias a sus precios sorprendentemente baratos Shutterstock

Las empresas chinas supieron rápidamente cuál era el punto débil de Apple o Samsung: el precio. Por lo tanto, su objetivo era producir terminales con un valor de venta notablemente inferior a la competencia. El ahorro en patentes y en otros tantos gastos que tenía (y tiene) Apple facilitaron el lanzamiento de móviles con grandes características a un precio asequible a marcas como Huawei o Xiaomi, entre muchas otras.

Xiaomi llegó a tiempo a esta carrera, pero no lo suficiente como para ir en cabeza. Su pequeño retraso con respecto a otras marcas le empujaron a lanzarse a reinventar el modelo de negocio. Los dirigentes de Xiaomi aún no lo sabían, pero esa decisión marcaría para siempre el devenir de la empresa en particular y del mercado de telecomunicaciones en general.

Un modelo de negocio tan revolucionario como eficaz

La primera reinvención de Xiaomi pasó por crear un modelo de negocio totalmente distinto al de sus rivales. La premisa era clara pero no por ello sencilla: había que adaptar la empresa y su producción a los nuevos tiempos sin que el precio final del terminal se alterara. Las decisiones de Xiaomi, así como las causantes de su precio exageradamente asequible en móviles, fueron las siguientes:

El modelo de negocio de Xiaomi consiguió revolucionar el mercado El modelo de negocio de Xiaomi consiguió revolucionar el mercado, imagen de sustitución
El modelo de negocio de Xiaomi consiguió revolucionar el mercado Shutterstock

Tras la aplicación de estos principios de financiación, todas las grandes marcas de telefonía móvil siguieron la estela de Xiaomi como si de una familia de patos se tratara. Además, el mercado sufrió un cambio drástico, la inmensa mayoría de los usuarios ya tenían smartphone y/o eran fieles a un fabricante en concreto. Por lo que, al poco tiempo, Xiaomi corría el riesgo de volver a tener un papel secundario en el panorama mundial. Para evitar quedarse estancados, los dirigentes de la marca china decidieron arriesgarse nuevamente y rediseñar su modelo de negocio, el cual sigue vigente en nuestros días.

El verdadero secreto del triunfo de Xiaomi

Mientras otras empresas optaron por forjar un estilo de vida alrededor de su marca, Xiaomi siguió concentrándose en ofrecer móviles muy buenos a un precio barato. De esta forma, a mediados del año 2018, Lei Jun, CEO de la compañía, confirmó en una rueda de prensa multitudinaria que limitarían los beneficios de venta de los terminales Xiaomi a un 5%. Un porcentaje sorprendente, ya que supone venderlos prácticamente a precio de fabricación, algo que no haría nadie en su sano juicio salvo que tuviera otra fuente de ingresos. Precisamente, esta es la clave de Xiaomi.

Lei Jun, CEO de Xiaomi, es uno de los cerebros del triunfo de la marca fabricante Lei Jun, CEO de Xiaomi, es uno de los cerebros del triunfo de la marca fabricante, imagen de sustitución
Lei Jun, CEO de Xiaomi, es uno de los cerebros del triunfo de la marca fabricante Shutterstock

Y es que, aunque no te lo creas, Xiaomi no es una empresa que viva (todavía) de la venta de smartphones. La empresa china se mantiene a flote vendiendo bicis, patinetes, transporte eléctrico en general, mascarillas, bolígrafos, ventiladores, televisores, reproductores, mandos universales, repetidores, cafeteras, arroceras, purificadores de aire, robots limpiadores del hogar, gafas de realidad virtual, medidores de humedad, sensores anti-humo, cámaras fotográficas y un largo etcétera de productos, con mención especial a su genuina taza de váter inteligente Xiaomi.

Gracias a los beneficios repercutidos por todo este comercio, Xiaomi se puede permitir vender sus móviles a un precio tan barato. Entonces ¿cual es su papel en el mercado de las telecomunicaciones? Centrar su trabajo en los servicios de internet. Esto significa que no quiere ganar dinero vendiendo móviles, sino con el uso que los clientes le dan. Es como si fuera una oferta 'freemium', con la que el primer mes es gratuito y cuando observas la calidad del servicio te animas a pagar por él.

Por si fuera poco, Xiaomi ha triunfado ofreciendo servicios de internet en China, ya que el gobierno bloqueó la intromisión de Google o YouTube, y dicho hueco fue rellenado por aplicaciones y plataformas propiedad de la marca de Lei Jun. Sin embargo, su expansión en este ámbito por Europa y América está siendo más lento.

La mayoría de las tiendas de Xiaomi son franquicias La mayoría de las tiendas de Xiaomi son franquicias, imagen de sustitución
La mayoría de las tiendas de Xiaomi son franquicias Shutterstock

Si algo saben los fabricantes es que los beneficios repercutidos de forma directa con la venta de terminales son efímeros. Xiaomi ha hecho muy bien en diversificar y expandir su negocio en otras áreas, buscando financiación en otros mercados no tan saturados.

¿Y ahora qué?

En estos momentos, Xiaomi sigue con su marcha, ha conseguido lanzar un smartphone que bien puede igualar las prestaciones de los mejores móviles del mercado, pero más de 200 euros más barato, el Xiaomi Mi 11. Su política de lanzamientos continúa siendo la misma, incluso ahora más perfeccionada. Cuando Xiaomi estrena un nuevo móvil, fabrica una cifra específica (que no suele ser muy amplia) esperando que se vendan todas las unidades, para en función de la demanda continuar con la fabricación. Esta estrategia parece que no cala hondo en otras empresas como Samsung, que prefieren lanzar la serie entera aun a sabiendas de que no se venderán todas las unidades, aumentando así su gasto de manutención en almacén.

Otra medida tomada en los últimos años ha sido la apertura de tiendas físicas Xiaomi a modo de franquicia, para que todos los gastos acarreados por las tiendas, incluyendo suministros y sueldos, corran a cargo del franquiciado. Estas tiendas tienen la misma presencia y filosofía que el famoso formato de tienda de Apple, salvo que escogen locales más comedidos, no tan céntricos y por supuesto más baratos. Por último, las dos submarcas, POCO y Redmi, ya desligadas de Xiaomi pero con su mismo sistema de relación calidad-precio, son otra fuente de ingresos importante para la multinacional china.

Móvil PocoPhone, nueva 'marca filial' de Xiaomi Móvil PocoPhone, nueva 'marca filial' de Xiaomi, imagen de sustitución
Móvil PocoPhone, nueva 'marca filial' de Xiaomi Shutterstock

El ascenso de Xiaomi y su rompedora entrada en el mercado provocó la bajada de precios general y el ahondar en la desestabilización de Apple, incapaz de generar una respuesta contundente a la gran (y barata) competencia actual del mundo de la tecnología, viéndose obligados a lanzar gamas low cost para frenar la sangría. Este hecho, sumado al meteórico ascenso en ventas de la también china Huawei, ha conseguido que el mercado internacional de smartphones dé un vuelco de 180º. El bipartidismo Apple-Samsung ha pasado a mejor vida.

No podemos predecir el futuro, pero que no nos extrañe si Xiaomi aprovecha el momento y supera a todos sus rivales para convertirse así en la primera potencia del mercado de smartphones a nivel mundial. De momento, en España ya lo ha hecho.

Xiaomi ha dado una lección de economía a todo el globo. Ha demostrado que no es necesario ser el mejor innovando en hardware o software, pero que sí hay que serlo en materia de modelo de negocio. Nos ha vuelto ha enseñar que las masas somos fáciles a la hora de ser manipulados y deseamos con ansia cualquier producto que sea limitado. Y como guinda, ha utilizado con maestría la diversificación para alcanzar a todo tipo de públicos. Ahora ya sabes por qué los móviles de Xiaomi son tan baratos, porque se trata de una empresa que ha sabido utilizar las circunstancias, tanto adversas como positivas, a su favor.

Artículos recomendados