La crisis de Meta: caída en bolsa, despidos y anulación de proyectos La crisis de Meta: caída en bolsa, despidos y anulación de proyectos

La caída en bolsa de Meta provoca 11.000 despidos y la cancelación de dos de sus proyectos más esperados

La compañía de Mark Zuckerberg está atravesando una de las mayores crisis de su historia, y parece que ni el metaverso va a salvarlos.

Por Roberto Rahona  |  21 Noviembre 2022

La burbuja de las empresas tecnológicas parece estar explotándose con una de las mayores crisis que se recuerdan en el sector. Los ingresos bajan poco a poco, las previsiones no son nada alentadoras al estar al borde de una rescisión económica que tiene el potencial de empeorar drásticamente la situación actual, y los sindicatos en Estados Unidos están en auge.

Todo el mundo está hablando de los despidos de Amazon o de los problemas de Twitter con Elon Musk, pero hay otra gran tecnológica que lo está pasando todavía peor, porque su decadencia lleva años produciéndose. Hablamos de Facebook, ahora Meta, que no consigue levantar el vuelo ni con el rebranding que acompañó la aparición del metaverso en nuestras vidas.

Durante los últimos meses se han producido más de 11.000 despidos en la empresa y esta es solo la primera parte de la reestructuración de su plantilla, ya que Mark Zuckerberg ha anunciado un plan en el que prescindirá de un total de 24.000 trabajadores, de los 87.000 que tiene alrededor del mundo. Además, se ha producido la anulación de algunos proyectos en los que estaban trabajando sus equipos.

La caída en bolsa, el desencadenante de todo

Meta ha perdido un cuarto de su valor en el mercado, como consecuencia de haber tenido un beneficio neto entre enero y septiembre de 18.547 millones de dólares, un 36% menos que en el mismo periodo del año pasado. Pero los números que más sorprenden son los de la caída de la capitalización bursátil de la compañía. El 1 de enero, cada acción de Meta rondaba los 340 dólares, mientras que la última actualización del mercado señala que el precio actual es de 111 dólares, certificando una caída del 68% en menos de un año.

Mark Zuckerberg testificando por el uso de los datos de los usuarios para identificar a los votantes en las elecciones de EE.UU. Mark Zuckerberg testificando por el uso de los datos de los usuarios para identificar a los votantes en las elecciones de EE.UU., imagen de sustitución
Mark Zuckerberg testificando por el uso de los datos de los usuarios para identificar a los votantes en las elecciones de EE.UU. GTRES

Mark Zuckerberg ha reconocido que se encuentran en desafío a corto plazo en cuanto a ingresos, pero que tienen los suficientes fundamentos como para volver a la senda del crecimiento. Aun así, los datos hablan por sí solos, y son devastadores. En el tercer trimestre del año el beneficio neto ha sido de 4.395 millones de dólares, lo que supone una caída del 52,2% respecto al mismo periodo del 2021. Y eso que la facturación de los tres primeros trimestres del 2022 es prácticamente la misma que la de los del año pasado. Entonces, ¿cómo se explica una bajada tan grande de los beneficios? Pues muy sencillo, los gastos operativos de Meta se han disparado. Y esto tiene un principal culpable, el metaverso.

El gasto masivo de dinero en el metaverso

La cifra del gasto de la empresa en el metaverso no se ha hecho pública, sin embargo, algunos expertos estiman que Meta llevará gastados en él más de 15.000 millones de dólares desde 2021, fecha en la que empezó el desarrollo del proyecto. Partida presupuestaria que está envuelta en polémicas debido a su escasa transparencia. De hecho, algunos grandes inversionistas ya le han pedido a Mark Zuckerberg que deje de "quemar dinero" en el proyecto y que la compañía recupere su forma anterior.

Gerstner, CEO de uno de estos grupos de inversión, estableció un plan para duplicar los beneficios de la empresa. Este consiste, a grandes rasgos, en reducir los gastos de personal un 20% y en limitar las inversiones en el metaverso y otros proyectos de Reality Labs a como mucho 5.000 millones de dólares anuales. Considera que la inversión debe ir acorde al retorno de beneficios que pueda ir atrayendo el proyecto, y que para que el metaverso sea rentable, aún quedan demasiados años.

Los inversores no son los únicos que dudan en la viabilidad del metaverso, ya que más de cuarenta empleados de Meta han publicado anónimamente su opinión de que Mark Zuckerberg podría matar la empresa si siguiera con esta vía. Algunos trabajadores también critican el liderazgo del CEO por basarse simplemente en sus instintos y no ser nunca capaz de cambiar sus decisiones aunque todo el mundo esté en contra. Tal vez debería escuchar un poco más a quienes le aconsejan, ya que al ser accionista mayoritario de Meta, su fortuna está totalmente ligada a su desempeño en bolsa. De hecho, con la reciente pérdida de valor comentada, la fortuna de Zuckerberg ha pasado de los 121.000 millones a los 37.700 millones de dólares actuales en menos de un año.

La anulación de varios proyectos, un nuevo clavo en el ataúd

El despido de 11.000 personas ha conllevado un ahorro evidente del coste de plantilla, pero también ha provocado la cancelación de varios proyectos que Meta tenía entre manos. Esto forma parte de una reestructuración de los campos de trabajo de la compañía y del comienzo de la priorización de sus productos más exitosos.

Entre esos productos existosos no se encuentra Google Portal, una especie de altavoz con pantalla que tiene el Alexa integrado y que está enfocado a las videollamadas. Para ello cuenta con varios micrófonos y una buena compatibilidad con Zoom, WhatsApp y Messenger. Pero, para desgracia de Meta, este no ha tenido casi repercusión por parte de los consumidores, por lo que el proyecto ha sido un fiasco en todos los sentidos.

El segundo de los proyectos de los que se ha prescindido es el Meta Watch, un reloj inteligente que prometía hacerle la competencia al Apple Watch, incluyendo las últimas novedades en materia de salud, deporte y mensajería, pero ha acabado muriendo sin ni siquiera salir al mercado. Al igual que con Portal, la apuesta de la compañía era encaminar este reloj a las videollamadas, ya que el dispositivo iba a tener una cámara frontal que iba a permitir realizar llamadas com el propio smartwatch, sin necesidad de teléfonos.

Dispositivos Portal y Meta Watch Dispositivos Portal y Meta Watch, imagen de sustitución
Dispositivos Portal y Meta Watch Meta

Habrá que esperar para ver cuáles son los próximos pasos de Meta para observar si su caída en bolsa se prolonga durante mucho tiempo o empieza a resurgir gracias a las reestructuraciones que están efectuando. De momento, el panorama actual no es el más esperanzador para la compañía, ya que en el último año Facebook (red social) está empezando a perder usuarios activos por primera vez en su historia, las horas de uso de sus redes sociales están lejos que las de algunas de la competencia y poner publicidad ahí está más barato que nunca.

Eso sí, no hay que subestimar a la empresa ni a su capacidad regenerativa, puesto que sigue poseyendo las redes sociales con más usuarios activos a nivel mundial, así como los servicios de mensajería más utilizados. Instagram y WhatsApp seguirán sustentando Meta un año más.

Artículos recomendados